El Chigüire (Capibara): Un roedor gigante

El chigüire es un mamífero americano perteneciente a la familia de los roedores y específicamente al grupo de los caviomorfos. Habita en las sabanas inundables y está distribuido por toda Suramérica desde Panamá, hasta Uruguay y el noreste de Argentina, pasando por Colombia, Venezuela y Brasil.

Estos roedores son vegetarianos y se alimentan principalmente de pastos, principalmente de especies vegetales acuáticas o semi-acuáticas por lo que viven cerca de esteros o lagunas. Además de alimentarse en el agua, los capibaras también buscan en ella refugio y regulan su temperatura corporal.

Los chigüires viven en comunidades muy estables. Los grupos están conformados en su mayoría por hembras, en una proporción de dos por cada macho. En el sistema social de estos enormes roedores destaca la estricta jerarquía de dominancia entre los machos. Para mantener su status, un macho dominante recurre a persecuciones simples en las que el subordinado huye describiendo un semicírculo para no abandonar el grupo. Otro caso curioso de la vida social del capibara es que los machos subordinados son miembros permanentes del grupo.

Entre las hembras no se ha detectado ningún tipo de agresión por lo que es muy difícil determinar si existe algún tipo de estructura jerárquica.

Los intrusos de otros grupos son expulsados del territorio por cualquiera de los miembros sin distinción de sexo.

La comunicación entre los chigüires está basada, mayoritariamente, en señales químicas producidas por dos glándulas especializadas. Una de ellas es conocida con el nombre de "morrillo" y está presente sólo en los machos ubicada en una protuberancia ovalada sobre el hocico. Probablemente, esta glándula sea utilizada para indicar el estatus social, ya que se ha observado que el macho dominante marca con ella con mayor frecuencia que los subordinados y por lo tanto la tiene más desarrollada. La segunda glándula está ubicada en el ano y se encuentra en machos y hembras por igual, por lo que se piensa podría se utilizada para reconocer a los miembros de un grupo.

Los machos dominantes tienen la mayoría de los apareamientos pero no la exclusividad, ya que los subordinados también participan del proceso reproductivo aunque con menos oportunidades.

Las hembras capibaras tienen un promedio de cuatro crías por camada y suelen tener un solo parto al año, aunque en algunos casos pueden llegar a tener dos. El período de gestación es de 150 días.

Cómo parte de su característica social, las hembras toleran crías ajenas durante el amamantamiento, proceso que tiende a ser muy corto debido a la precocidad de los pequeños chigüires que se alimentan de pasto casi al nacer.

El cuidado de las crías es también tarea grupal. Los capibaras permanecen en el grupo hasta el primer año de edad cuando ocurre el proceso de dispersión, generalmente a finales de la temporada de lluvia. En este momento, un macho subordinado abandona el grupo acompañado de varios jóvenes chigüires. Un dato curioso, poco común en otros mamíferos, es que las hembras tienden a dispersarse igual que los machos.
El Chigüire en Venezuela

El capibara se encuentra en Venezuela distribuido a lo largo de toda la cuenca del Orinoco, incluyendo el área de los llanos, la región de Guayana y el Delta del rio. También se le puede encontrar en la región de Barlovento en el Estado Miranda y en la cuenca del lago de Valencia. El área en la que se encuentra su mayor densidad poblacional es la región de los llanos centro occidentales. Cabe destacar que en la cuenca del Lago de Maracaibo habita una variedad de este roedor que se conoce localmente como piropiro.

Actualmente, las poblaciones de chigüire de los llanos orientales se han visto severamente mermadas, mientras que las que se ubican en el delta del Orinoco y en la región de Guayana se mantienen estables y las de los llanos inundables centro occidentales son abundantes, especialmente en las haciendas privadas donde se prohíbe su caza.

En Venezuela, el chigüire es uno de los tres animales protegidos mediante el Plan de aprovechamiento comercial de poblaciones naturales implementado por el Ministerio del Ambiente a través de la Dirección de Fauna Silvestre.

Este plan beneficia también a las babas, especie de cocodrilo, y a los psitácidos (loro guaro, real guacamayas azul-amarilla y barriga roja), pero el capibara fue el pionero, siendo aplicado sobre esta especie desde 1968.

La costumbre venezolana de comer su carne en las festividades religiosas de Semana Santa ha convertido al chigüire en un animal de valor comercial, por lo que el interés de los hacendados en su conservación se ha visto incrementado, permitiendo la exitosa aplicación de este programa.

Gracias el esfuerzo e interés mutuo de hacendados y entes conservacionistas del estado, se ha visto facilitado el estudio del comportamiento de esta especie. Las poblaciones de chigüire en los llanos centro occidentales venezolanos se recuperan satisfactoriamente a pesar de la constante amenaza de la caza ilegal indiscriminada.