1 de Mayo: Día del Trabajador

Historia de la reivindicación laboral. A pesar de las dificultades que enfrentó el movimiento sindicalista en los últimos años de del siglo XIX, la batalla por los derechos de los trabajadores es un logro irremplazable que se recuerda cada año en todo el mundo como homenaje a sus precursores

En la actualidad, los trabajadores están conscientes de sus derechos y obligaciones, gozan de beneficios y prestaciones, al tiempo que ofrecen resultados de sus gestiones, sean cuales sean. Sin embargo, lo que hoy parece justo y de conocimiento común, no siempre fue así y tomó varios años y vidas en forjarse.

El 1 de mayo de 1886, el presidente de los Estados Unidos, Andrew Johnson, promulga la Ley Ingersoll, que establecía ocho horas de trabajo diarias, como resultado de la incansable lucha del trabajador mecánico Ira Steward y las decisiones tomadas dos años antes en Chicago. Sin embargo, su acatamiento fue nulo y por ello, las organizaciones laborales y sindicales de USA empezaron a luchar por su cumplimiento.

Los obreros elevaron sus voces: "A partir de hoy, sólo ocho horas diarias; ni una más". Paralizaron el país y progresivamente, los distintos estados se fueron uniendo.

Sin embargo, el panorama en Chicago era distinto pues los medios desvirtuaban las medidas y tildaban de vandálico el movimiento, los trabajadores de la fábrica McCormick tenían más de dos meses enfrentados a sus patronos, y finalmente chocaron de forma violenta. Fue necesaria la intervención de la policía y para el 4 de mayo, se habían registrado 6 muertos y numerosos heridos. Adolf Fischer, uno de los dirigentes de la huelga, lanzó una proclama que circuló profusamente:

"¡Trabajadores: la guerra de clases ha comenzado. Ayer, frente a la fábrica McCormik se fusiló a los obreros! ¡Su sangre pide venganza!"

Los ánimos estaban caldeados y Fischer invitó a un mitin en la Plaza Haymarket, donde los más destacados dirigentes sindicales harían uso de la palabra. Estaban en pleno mitin cuando la policía recibió órdenes de dispersar a los asistentes y de pronto, una bomba estalló cerca de las fuerzas policiales, con un saldo de seis policías muertos.

Esto enardeció más a la policía que atacó despiadadamente con un resultado de 38 muertos y 115 heridos. Condenados algunos dirigentes a muerte el 20 de agosto, fueron ahorcados el 11 de noviembre de 1886.
Finalmente, en una conferencia internacional de trabajadores realizada en París en 1889, se toma la decisión de que todos los 1° de mayo paralizarían sus actividades los obreros del mundo. Así quedó instituido el Día del Trabajo. Paradójicamente, en el lugar de los hechos este día se conmemora en septiembre (Labor day).

El 1° de mayo en Venezuela

La celebración del Día del trabajador en el país tiene lugar en Maracaibo, cuando se instituye en 1936. Sin embargo, no fue sino hasta 1945, cuando el general Isaías Medina Angarita, presidente de Venezuela, establece por decreto tal fecha como el Día del Trabajador, trasladando su celebración del 24 de julio fijada por López Contreras según decreto del 18 de abril de 1938.

Unos años más tarde, Rómulo Betancourt va más allá al dictar un decreto el 27 de abril de 1946, donde establece lo siguiente: 

"el Primero de Mayo decretado Día del Trabajador se declara feriado y de remuneración obligatoria para los trabajadores en general, incluyendo los que efectúen sus labores en la agricultura y en la cría. Durante esta fecha no podrán efectuarse trabajos en las empresas o establecimientos sometidos a la Ley del Trabajo y al Reglamento del Trabajo en la agricultura y cría. Quedan exceptuadas aquellas labores señaladas especialmente por dichos estatutos legales"


Con esta ley, se daba entonces un real beneficio a los a trabajadores, cuestión que antes no se aplicaba.

Por su parte, en otros países latinoamericanos, ha servido como medio de protesta contra ciertas condiciones laborales: En Brasil, para exigir al gobierno mejoras en la repartición de la tenencia de las tierras cultivables y medidas para descentralizar la reforma agraria; en Colombia, contra la política económica del gobierno, las altas tasas de desempleo y los planes de ajuste fiscal. En Bolivia, los agricultores participan del Día del Trabajo junto a los obreros de las ciudades, con el fin de modernizar la Ley General del Trabajo y en Cuba, una "marcha del pueblo combatiente" frente a la Oficina de Intereses de Washington en La Habana, reemplaza año tras año, el tradicional desfile por el Día Internacional de los Trabajadores.