Mario Moreno Cantinflas: Un humilde e ingenuo personaje

El día 12 de agosto de 1911 nace en Ciudad de México, Mario Moreno Reyes, quien durante su vida se convertiría en uno de los más afamados cómicos del mundo interpretando a un típico "pelado" mexicano, humilde, ingenuo y pícaro, que se ganó el aprecio del mundo entero, su nombre: Cantinflas.

Para complacer a su padre, Mario Moreno ingresa a la Facultad de Medicina de la Universidad de Ciudad de México, sin embargo, se ve obligado a abandonar los estudios como consecuencia de su limitada situación económica. Boxeador, torero, bailarín y cómico de carpa son algunos de los oficios que ejerce para ganarse la vida

Se integra a una agrupación de teatro que presenta piezas de variedades bajo una carpa popular ambulante, para entonces Mario Moreno interpreta diversos papeles que poco a poco unificó en su más importante personaje: un hombre muy humilde vestido con harapos, con el que alcanzó la cima de la popularidad. Según se cuenta, Mario Moreno bautizó a su personaje con el nombre de "Cantinflas" porque al terminar sus actuaciones sus admiradores le invitaban a tomarse unas copas en las cantinas cercanas donde sus amigos con cariño le gritaban "En la cantina… te inflas".

En 1936, Cantinflas llega al cine con la película No te engañes corazón y da inicio a una amplia historia cinematográfica. Cuatro años después, con Ahí está el detalle, el personaje se convierte en todo un éxito y ese mismo año (1940) se producen seis películas más. En el comienzo de la década de los 40 comienza a trabajar junto al director Miguel Delgado y a partir de El gendarme desconocido (1941) sus películas se convierten en éxitos espectaculares y rompen récords de taquilla en toda Latinoamérica.

Justo veinte años después de su debut en el cine, el reconocimiento mundial llega con La vuelta al mundo en 80 días (1956), una versión del clásico de Julio Verne producida en Hollywood bajo la dirección de Michael Anderson. En el filme Cantinflas interpreta a Passepartout, compartiendo el reparto con David Niven y otras afamadas estrellas. 

En 1960, Cantinflas intenta un nuevo éxito en Hollywood con Pepe, del director George Sydney, pero esta vez no corre con tanta suerte en el mercado norteamericano y tras la experiencia decide no volver a filmar fuera de México, sin embargo, en el año de 1972 participa en España en el largometraje Don Quijote cabalga de nuevo, del director ibérico Roberto Gavaldón.

A lo largo de medio siglo, Mario Moreno rodó poco más de 50 películas y participó como escritor en seis de ellas. Entre sus títulos más destacados se encuentran El bolero de Raquel (1956), El padrecito (1965) que sería su primera película en color, Sube y baja (1958) o El profe (1971), todas éstas, por supuesto, dirigidas por Miguel Delgado, con quien también rodó su último largometraje en 1981, titulado "El Barrendero".
El "personaje de la gabardina", como también se conoció a Cantinflas, se hizo célebre por su verborrea, que arrojaba un sin número de palabras carentes de significado. Todo un maestro de las evasivas y el no comprometerse con los juicios, mientras hacía duras críticas, los errores y los abusos de políticos y gobernantes de turno de México. 

Tan característica y popular fue esta condición del cómico y carismático personaje que incluso su nombre, y todos sus derivados, han sido tomados por el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española alrededor del verbo "Cantinflear": intr. Cuba y Méx. Hablar de forma disparatada e incongruente y sin decir nada. || 2. Cuba y Méx.. Actuar de la misma manera.

Reconocidos personajes del mundo cinematográfico, como el afamado mimo Charles Chaplin, manifesto su admiración por el trabajo de Cantinflas. Chaplin incluso intentó rodar una película con el cómico azteca pero no hubo resultados, "Cantinflas es el mejor cómico del mundo", señaló en una oportunidad.
En abril de 1993 una noticia causa una gran tristeza en el mundo entero, deja de existir "el personaje de la gabardina", el día 20 de ese mes muere Mario Moreno Reyes a los 82 años, nos deja Cantinflas como consecuencia de un cáncer pulmonar.

Además de todo su éxito artístico, Mario Moreno se convirtió en una persona muy apreciada por su amplia labor altruista que nunca dejó de lado durante su vida, por eso, nunca faltó por parte de "Cantinflas" un dicho que brindara un consejo.
"Es difícil llegar donde uno quiere llegar, pero si uno quiere… puede llegar".