El Dia del ''Viernes Negro'' en Venezuela

Venezuela es un país con una economía rentista y que depende, casi en su totalidad, de las exportaciones petroleras. Desde mediados del siglo XX hasta finales de los 70's el Producto Interno Bruto (PIB) se disparó gracias a las ventas del hidrocarburo, un crecimiento económico acelerado que no duraría mucho tiempo.

Luego de disfrutar por varios años de los excedentes de la renta petrolera, la coincidencia en un mismo momento de tres factores: deuda externa, fuga de divisas y caída de los precios del petróleo, desembocaron en una crisis económica que se evindenció el 18 de febrero de 1983, fecha que en la actualidad se conoce como "Viernes negro" ¿Cómo un país con tantos recursos pudo llegar a una situación como esta?

Nos endeudamos
Irónicamente, con el ingreso petrolero más alto del siglo XX, el endeudamiento externo del país se incrementó asombrosamente en sólo diez años. 

En 1974, el ex Presidente Rafael Caldera entregó el gobierno a Carlos Andrés Pérez (1974-1979) con una deuda de 600 millones de dólares

A partir de esos momentos, y hasta el gobierno de Luis Herrera Campins (1979 – 1984), ese monto llegaría a la sorprendente suma de 36.200 millones de dólares.

Fuga de divisas
Muchos recordarán o habrán oído hablar del dólar a 4,30 Bs. en tiempos de la "Venezuela Saudita". Algunos economistas creen que, motivado a la bonanza petrolera que hubo en Venezuela a mediados de los 70's, se produjo una "sobrevaluación" del Bolívar, la moneda local parecía muy fuerte y era de fácil acceso. 

Con un dólar a 4,30 Bs. y con ingresos petroleros superiores a los que nunca antes se hayan registrado, la fuga de capitales no tuvo precedentes, eran tiempos en que la clase media viajaba con frecuencia a comprar para Miami y los grandes capitales de Venezuela eran sacados para el exterior, las reservas internacionales descendieron al punto que el gobierno debió transferir dinero de PDVSA, la empresa petrolera estadal, al Banco Central.

El oro negro baja de precio

Motivado al racionamiento de energía que en 1982 algunos países industrializados acordaron llevar a cabo, la demanda de crudo en el planeta disminuyó y en consecuencia el precio del barril de petróleo descendió considerablemente. En vista de esto, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) recortó la cuota de producción a sus miembros, la suma de ambos factores hizo que los ingresos venezolanos sufrieran una fuerte caída de 3.500 millones de dólares.

El panorama no era muy alentador, el consumo dentro de Venezuela era superior a los ingresos, se podría comparar con una familia que gasta mucho más de lo que percibe hasta el punto de consumir sus ahorros. Las importaciones superaban a las exportaciones lo que provocó un déficit en 1983 de 6.800 millones de Bolívares, como si todo esto fuera poco, ese mismo año se vencía el plazo para cancelar a la banca internacional el 50% de la deuda contraída, lo que significaba unos 12.300 millones de Bolívares.