10 curiosidades sobre el más famoso de los gángsters, Al Capone

 Visto En: Batanga.com | Durante los años 20, Al Capone se volvió una figura popular del crimen organizado, convirtiéndose en uno de los más buscados por el FBI. Aún hoy es famoso y probablemente hayas escuchado algo sobre él en algún momento. Sin embargo, hay algunos detalles que es importante conocer. Es por eso que te dejo estas interesantes curiosidades para conocer a Al Capone, el famoso gángster.


10. Pertenecía a una pandilla desde jóven
Dejó el colegio en sexto grado, al mismo tiempo que se juntaba con una pandilla callejera. Más tarde se unió a la banda Five Points, mientras trabajaba como bartender en Manhattan.

9. No le gustaba su sobrenombre

Trabajando en Manhattan insultó a una mujer que iba con su hermano, quien le cortó la cara varias veces. En las fotos intentaba cubrir las cicatrices y hasta llegó a mentir, diciendo que eran heridas de guerra cuando en realidad nunca fue militar.

Al volverse famoso todos comenzaron a llamarlo Scarface (Cara cortada), contra su voluntad. Sus amigos, en cambio, lo llamaban Snorky, término que tenía que ver con su apariencia sofisticada.

8. Su organización recaudaba 100 millones al año

El dinero provenía de diferentes negocios, como el transporte de alcohol, las apuestas, la prostitución y otras actividades ilícitas. No tenía vergüenza de su modo de vida, como dijo en varias ocasiones: «99 por ciento de la gente de Cook County bebe y apuesta, y mi ofensa ha sido proveerlos con esos entretenimientos».

7. Nunca se lo sentenció por la masacre de San Valentín

El 14 de febrero de 1929, siete personas relacionadas con la pandilla de George «Bugs» Moran fueron asesinadas a tiros. Cinco eran criminales asociados, uno era un mecánico y otro un optometrista. Los asesinos eran por lo menos cuatro, dos vestidos como policías. El crimen se conoció desde entonces como la Masacre de San Valentín y siempre hubo sospecha de que había sido perpetrado por Al Capone, rival de Moran.

6. Fue sentenciado en cambio por evasión de impuestos

Considerado un enemigo público, Al Capone se libró de los cargos sobornando a la policía y amenazando a los testigos. En 1931 por fin fue acusado, pero por evasión de impuestos, un crimen menor si lo comparamos con los varios asesinatos a los que estaba ligado.

5. Fue enviado a Alcatraz

Comenzó su sentencia en Atlanta, pero dos años después fue trasladado a Alcatraz, una nueva cárcel de máxima seguridad. Al Capone no era un preso violento, así que probablemente fue enviado como propaganda para el gobierno.

4. Sufrió de sífilis

Durante los primeros años preso se le diagnosticó sífilis y poco tiempo después comenzó a sentir los signos de la enfermedad. Se lo trató con inyecciones de malaria pensando que la fiebre lo curaría, pero fue peor. En 1939 fue llevado a una correccional de Los Ángeles y luego fue liberado, viviendo sus últimos años en su mansión de Florida. Según los médicos, su capacidad mental había declinado y pasó a ser la de un niño de 12 años.

3. Franklin D. Roosevelt usó el auto de Al Capone

Al ser arrestado, algunos de los objetos más preciados de Al Capone pasaron a manos del estado, entre ellos, un auto con vidrios a pruebas de balas y una armadura de hierro. Durante la Segunda Guerra Mundial, Roosevelt lo usó por seguridad luego de varios intentos de asesinato. El gobierno no tenía permitido gastar tanto en un auto, pero encontraron ese en un depósito y lo arreglaron para que volviera a usarse.

2. Su hermano era agente de la Ley Seca

Al Capone tenía ocho hermanos y uno de ellos era James Capone, siete años mayor que él. Se cambió el nombre a Richard Hart y se convirtió en un agente defensor de la ley Seca en los Estados Unidos.

1. Fue responsable de los primeros comedores sociales de Estados Unidos

Este tipo de acciones le valieron la imagen de caritativo y amable, a pesar de sus actividades delictivas. Sin embargo, siempre dejó en claro su forma de pensar: «No confundan mi bondad con debilidad. Soy amable con todo el mundo, pero cuando alguien no es amable conmigo, la debilidad no es lo que recordarán sobre mi».