El Cacao Venezolano: Sabor, Fragancia e idiosincrasia criolla


Desde siempre el árbol del cacao ha nacido en tierras venezolanas y su fruto fue cultivado y manipulado por nuestros indígenas antes de la conquista. Lo que se inició en tiempos de la colonia fue su comercialización, producto de una gran demanda en los mercados de Europa y América. Así surgieron los "grandes cacaos" una clase mercantil y agricultora pudiente que impulsó la economía venezolana hasta que los sucesos independentistas y otros dos productos: primero el café y luego el petróleo, irrumpieron en la escena y lo desplazaron de su sitial de honor.

Uno de los usos más conocidos del cacao es como materia prima para la elaboración del chocolate, pero muy pocos conocen que detrás de esa golosina, quizás la más codiciada y demandada en el mundo, se encuentra un noble fruto de surcos profundos que se cultiva en arbustos de dos a tres metros que crecen a la sombra de árboles más grandes como el cedro, el bucare, o el mango, entre otros. Cada arbusto produce entre 10 y 15 frutos en cuyo interior se encuentran unas semillas que después de secarlas, tostarlas y triturarlas dan origen a la pasta de cacao.

Hoy en día quedan como representantes del cacao criollo (considerado por muchos como el mejor del mundo) las variedades llamadas "Maracaibo", "Chuao" y "Choroní" , que se cotizan a un precio mucho más elevado y se les denomina cacao fino. Este mercado representa 5% del total de granos de cacao cultivados mundialmente. Por otra parte, 95% de la demanda internacional es cubierta por la producción de países africanos, asiáticos y por Brasil, probablemente con un nivel de calidad poco satisfactorio.

Según los expertos, Venezuela pudiera competir con los grandes y lograr que el producto fino obtenido en el país constituya 50% del total de la exportación mundial, para ello deben mantenerse las políticas que el Estado ya ha establecido y así hacer resurgir a esos grandes cacaos que coadyuven en la titánica tarea de disminuir nuestra dependencia petrolera y a su vez le den al mundo el placer de disfrutar del mejor cacao.

Características del cacao venezolano

- Cultivo permanente, propio de áreas tropicales húmedas.

- Tiene el rendimiento por hectárea más bajo del mundo.

- Se desarrolló en base al sistema agrícola de plantaciones.

- Por sus condiciones aromáticas tiene condiciones especiales de uso, valoración y comercialización.

- Es cultivado principalmente en tres áreas del país, Oriente (Sucre y Delta); Centro (Miranda y Aragua) y Occidente (Barinas, Zulia y Táchira)

Proyecto Pittier: parque, hombre y cacao

Desde 1997, la Fundación Tierra Viva ejecuta el Proyecto Pittier: parque, hombre y cacao. El proyecto tiene como uno de sus puntos de acción la recuperación del cultivo tradicional del cacao criollo mediante estrategias de manejo agronómico basado en principios orgánicos. El proyecto busca elevar los niveles de rendimiento y calidad, lo cual agrega valor al producto y además busca aumentar la capacidad de comercialización y nivel técnico de los cacaoteros.


El proyecto ha rescatado valores olvidados dentro de la agroecología en el parque nacional Henry Pittier, incoroporando a 52 productores y 146 hectáreas, de los cuales 20 productores se agrupan en la Unión de Productores Orgánicos de Cacao

Con base a los resultados obtenidos, la experiencia del Proyecto Pittier: parque, hombre y cacao, puede constituir una referencia para la definición de modelos de desarrollo sustentable en áreas naturales protegidas, o en otros ámbitos rurales.

Pequeño mundillo del cacao

Bacao o cacao de monte: Así se le conocía a los cacaotales que se encontraban en las selvas del Río Negro y el Alto Orinoco.

Chacote: Bebida indígena preparada con la almendra del cacao.

Fanega: Medida de capacidad utilizada para empaquetar las semillas en tiempos de la colonia. Equivale a 55 litros y medio.

Forastero trinitario: En 1825 fue introducida a Venezuela la semilla de Trinidad que ahora llamamos forastero trinitario, de más alta producción pero de inferior calidad.

Gran cacao: Dada la importancia que tenían los productores de cacao, nació la costumbre de llamar todo el que era adinerado y hacía alarde de fortuna "gran cacao". Ese, ahí donde tú lo vez, es un gran cacao.

Habas: Así se les llama a las semillas de cacao. Al igual que entre los Aztecas, nuestros indios usaban también las habas de cacao como moneda corriente.

Theobroma cacao: Fue el sueco Linne quién, en el siglo XVII, eligió la palabra Theobroma, de theos(dios) y broma (comida), es decir "comida de los dioses" como nombre científico del árbol de cacao.