¿Cómo pudo Nintendo obtener los derechos de Tetris de la Unión Soviética?

Visto En: Batanga.comUna de las historias más interesantes en la industria de los videojuegos es aquella sobre cómo Nintendo se hizo con los derechos de un título que se convertiría en uno de los grandes clásicos de todos los tiempos: Tetris.

El juego fue creado en la Academia de Ciencias Soviética por Alexey Pajitnov, quién se encontraba corriendo pruebas de rendimiento para un nuevo hardware desarrollado por los rusos.

Para llevar al límite las posibilidades del hardware, Pajitnov disfrutaba creando pequeños puzles, y en uno de esos días, inspirado por dibujos de puzles geométricos y algo del tenis —que tanto le gustaba—, creó Tetris.

La fama del Tetris, 30 años después
Si al principio Tetris fue un título que despertó el interés de los que asistían a la Academia de Ciencia, 30 años después se ha convertido en uno de los grandes clásicos de todos los tiempos. Ha sido versionado a casi todos los sistemas operativos existentes, e incluso tiene presencia en televisores y otros electrodomésticos y accesorios capaces de correr un videojuego que es tan sencillo como atrapante.

La llegada de Tetris a Occidente se inició con la versión para PC de Andromeda de 1984. Luego HoloByte compró los derechos de Andromeda y lanzó un juego para IBM PC en 1987, esta es una de las mejores versiones por la calidad visual y los motivos rusos utilizados para los fondos.

El caos de las licencias
Para 1988, diferentes compañías empezaron a hacer sus propias versiones de Tetris, aún cuando no contaban con los derechos para hacerlo. Era una época de caos hasta que llegó Henk Rogers, uno de los productores de videojuegos más importantes de la historia.

Se mudó a Japón a principios de la década de los 80 y popularizó el género del RPG con The Black Onyx, pero en 1988 estaba buscando un nuevo gran éxito para el mercado japonés y se encontró con Tetris en la CES de Las Vegas.

Henk se dio cuenta que Tetris podría ser un éxito de ventas si se lo vendía en consolas y otras plataformas populares, pero no era algo que pudiera hacer por sí mismo. Por suerte, en ese tiempo tenía una excelente relación con Hiroshi Yamauchi, el presidente de Nintendo.

Sabiendo que iban a lanzar la consola portátil Game Boy en breve, Henk lo convenció de utilizar Tetris como título de lanzamiento, ampliando así el mercado al que apuntaba la consola. Nintendo tenía pensado lanzar la Game Boy con Super Mario Land, un título que habría enfocado la consola únicamente al mercado infantil.

La búsqueda de la licencia
Todas las empresas que vendían sus versiones de Nintendo sabían que en realidad los derechos estaban en Rusia, por eso Henk Rogers decidió ir directamente a negociar con la gente del Ministerio de Exportación de Software y Hardware, cuando desde Andromeda y HoloByte no respondieron a sus consultas por la licencia.

Al llegar a Moscú, Henk tuvo varios problemas. Primero pasó algunos días sin encontrar la dirección exacta del edificio. En esos tiempos, los rusos tenían prohibido hablar o recibir dinero de los civiles.

Incluso fue a jugar a un club de Go —una suerte de ajedrez chino del qué era fanático— y al derrotar al tercer mejor jugador de Rusia, se dio cuenta que esa forma de acercarse a la comunidad no iba a ser fructífera.

Finalmente Nintendo le consiguió una traductora (qué más tarde Pajitnov le diría que quizás era una espía analizando sus pasos) y tuvo su reunión en el ministerio. Allí le dijeron que nunca le habían dado los derechos a nadie para hacer una versión de Tetris.

Persevera y triunfarás
En vez de amedrentarse, Henks propuso a los rusos discutir la posibilidad de venderle los derechos a Nintendo. El siguiente episodio de esta historia nos dice que Rogers y Pajitnov se reunieron y se cayeron bien mutuamente por su interés en el diseño de juegos.

Se hicieron grandes amigos y posteriormente Henks lo ayudaría a mudarse a Estados Unidos, donde Pajitnov siguió creando videojuegos y se fundó The Tetris Company. Así, una historia de videojuegos y negocios en medio de la guerra fría termina con Nintendo sacando Tetris para Game Boy, juego que vendió 35 millones de copias y es un clásico para todas las edades.